Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Personalidades reconocidas como Mark Zuckerberg y Tim Cook defienden la inclusión de este conocimiento en la formación de los más jóvenes.

Durante las últimas décadas la tecnología basada en computación ha adquirido una importancia capital en la vida de millones de personas, siendo la programación un terreno fértil para el conocimiento que muchos suelen pasar por alto.

Desde el mundo tecnológico han surgido numerosas voces que claman que debería tratarse de un elemento esencial de la formación escolar, aunque muchos, quizás por poca información, mantengan su escepticismo acerca de la utilidad práctica de este conocimiento.

Niño programando

¿Qué es la programación?

En términos sencillos, se puede decir que programar es darle instrucciones y enseñarle a una computadora a hacer algún tipo de operación.

Casi todos los sistemas modernos de uso cotidiano, desde las aplicaciones móviles de su smartphone, hasta el mismo hecho de que usted esté leyendo esta nota, tienen el hilo común de tener la intervención crucial de un programador.

“Programar es una de las pocas cosas en el mundo que puedes hacer estando completamente sentado, pero creando algo completamente nuevo desde la nada. Ya sabes, cualquier cosa que quieras”, señaló hace algunos años Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y uno de los grandes promotores de la difusión de este conocimiento entre los niños.

En la misma línea –aunque algo más rudo– se mantiene Gabe Newell, fundador de Valve y de Steam, la tienda de videojuegos en formato digital más grande de Internet. “Cuando programas, le estás enseñando a la cosa posiblemente más estúpida del universo entero, una computadora, cómo hacer algo”, dice Newell.

Beneficios

Quienes defienden la enseñanza de la programación sostienen que esta es un lenguaje universal que permite comunicarse con cualquier persona del mundo.

“Si fuera un escolar de 10 años, creo que sería más importante aprender a programar que aprender inglés”, señaló recientemente Tim Cook, el director ejecutivo de Apple. “Es un lenguaje con el que te puedes comunicar con 7.000 millones de personas en todo el mundo”, añadió durante una entrevista en Francia.

El dominio de la programación permite entender de qué manera un ordenador “piensa” al ejecutar un programa. Con el conocimiento básico, un niño será capaz de razonar de forma más profunda y de encontrar caminos distintos para la solución de un problema.

Los defensores de la implementación de esta disciplina en la enseñanza pública sostienen que no se trata de algo complejo como muchos podrían pensar. Únicamente se requiere un conocimiento elemental de las herramientas y perder el miedo.

Esto abre las puertas a que sean los mismos menores quienes creen herramientas informáticas para dar solución a los hechos de la realidad con los que se topen.

La aplicación más evidente está en el llamado “pensamiento computacional”, que se basa en la resolución de diversas problemáticas mediante algoritmos que brindan una solución sistemática y ordenada para hechos concretos.

Diversas disciplinas no necesariamente ligadas a la informática o las ciencias de la computación hace cada vez mayor uso de este enfoque y entre estas se encuentran la música, la medicina, la historiografía y la lingüística, por citar algunos casos.

En el mediano plazo se espera que esta forma analítica de ver la realidad se convierta en una constante en el mundo laboral.

Programar no es lo mismo que picar código.


¿Tus hijos quieren ser biólogos, bailarines, peluqueros, abogados o empresarios? Entonces es innecesario enseñar compleja sintaxis de programación que nunca van a usar. O igual la usan en el futuro, si la necesitan.

Lo bueno es que entiendan la base de la programación. Si en el futuro necesitan programar eso, lo aprenderán muy fácil.

Para conseguir ese entendimiento fundamental, no necesitan ser expertos en código fuente.

Estos niños solo necesitan saber programar.

Cual es la lógica de la programación.

Veamos este ejemplo:

Abre rutina {
Si Campo <> Vacío {
Para todas las letras de ese campo {
Convierte la letra a minúsculas –a no ser que sea la primera o después de un espacio, en cuyo caso ponla en mayúsculas, ordenador :)
}
}
} Cierra rutina

Este rollazo puede ser programado de forma visual así:

Programación por bloques

Muchos programas hoy en día te enseñan a programar visualmente. Pincha y arrastra. En Roboticaforkids usamos Scratch, Snap, Scratch-X. Scratch es uno de los más conocidos, potentes y divertidos entornos de programación visual.

Los niños obtienen lo mejor de los dos mundos.

Aprenden la lógica de la programación (lo más importante) pero empiezan aburriéndose con código que no tienen que entender.

Para que el programa funcione, los niños tienen que entender los mismos conceptos fundamentales.

Programar es pensar de manera práctica y eficiente.


Los niños que saben programación tienen que pensar ordenadamente.

No puedes dar formato de título a un texto si no lo has escrito antes, o si lo has escrito pero lo has dejado en blanco, o si un error lo ha dejado en blanco.

Visualmente, los niños pueden comparar cuál es la forma más eficiente y organizada de realizar algo.

¿Es mejor usar este bucle de fuerza bruta, o diseñar un paso a paso concreto para nuestro problema, nuestro video-juego, nuestro robot?

Visualmente esto lo entiende hasta un niño de 5 años (o menos).

Programando, los niños:

  • piensan con lógica.
  • analizan y organizan datos.
  • son capaces de simular soluciones a problemas.
  • son capaces de formular problemas que resuelven los ordenadores.
  • son capaces de automatizar procesos.


Programar les enseña a los niños a pensar. No a pensar en algo concreto, sino a pensar, en general, ordenada y eficazmente.

Cuando eliminamos el obstáculo de escribir código, la programación se vuelve natural. Es un proceso cualquiera (y los niños especialmente) puede llevar a cabo. Y sobre todo, los niños son los que más beneficiados se verán por ello.

La experiencia de años, con miles de alumnos semanales, de Playcode Academy, nos hace ver esto claro. Por eso nuestras clases están organizadas por niveles.

Enseñemos programación a niños desde pequeños (aprenden muy rápido) y ya se verá si les llama la atención (o no) escribir código.